Menos Complicaciones con los Dispositivos de Cierre Vascular en las Intervenciones Voluntarias

Descargar las Claves de este artículo (PDF & PPT para Suscriptores Gold)


En aquellos pacientes que se someten a una angiografía coronaria transfemoral así como a una intervención coronaria percutánea (PCI), el uso de un dispositivo de cierre vascular se traduce en un descenso de los índices de complicaciones comparado con la compresión manual, tal y como se extrae de un estudio retrospectivo a gran escala publicado en Internet el pasado 6 de abril de 2012 previo a su edición impresa en el American Journal of Cardiology.

El Dr. Giora Weisz del Centro Médico de la Universidad de Columbia (Nueva York) y sus colegas realizaron una revisión retrospectiva y un estudio caso-control anidado de 7.994 pacientes consecutivos sometidos a 9.108 intervenciones voluntarias (el 34,8% a una PCI) en el Hospital Presbiteriano de Nueva York/Centro Médico de la Universidad de Columbia entre el 1 de enero de 2008 y el 31 de diciembre de 2010. Se desplegaron cuatro tipos diferentes de dispositivos de cierre en el 71,7% de los pacientes, siendo el resto sometido a compresión manual. Los operadores optaron, cada uno, por su propia estrategia de hemostasia.

Menos Complicaciones con los Dispositivos de Cierre

En líneas generales, las complicaciones se dieron con mayor frecuencia con la compresión manual que con los dispositivos de cierre. Sin embargo, de los distintos tipos de complicaciones que se dieron, solamente la hemorragia inguinal grave fue más frecuente en el grupo sometido a compresión manual que en el grupo en el que se usó el dispositivo de cierre (gráfico 1).

Gráfico 1. Complicaciones Vasculares mediante Estrategia de Cierre Femoral

 

Dispositivo de Cierre Vascular
(n = 6.527)

Compresión Manual
(n = 2.581)

Valor P

Cualquier Complicación

42 (0,64%)

32 (1,24%)

0,004

Hemorragia Inguinal Grave

19 (0,29%)

21 (0,81%)

< 0,001

Pseudoaneurisma

11 (0,17%)

9 (0,35%)

No se Indica

Oclusión Vascular

7 (0,11%)

1 (0,04%)

No se Indica

Fístula Arteriovenosa

4 (0,06%)

1 (0,04%)

No se Indica

Infección del Punto de Abordaje

1 (0,,02%)

0 (0%)

No se Indica

 
El despliegue del cierre vascular fracasó en 80 (1,23%) intervenciones, de las cuales 8 (10%) terminaron en complicaciones vasculares.

Los investigadores llevaron a cabo análisis multivariables para identificar los factores predictivos de las complicaciones. En un análisis caso-control que comparó 74 casos de complicaciones con 74 intervenciones sin complicaciones seleccionadas al azar, se observó una tendencia hacia el dispositivo de cierre vascular como factor predictivo de índices de complicaciones más bajos. En un 2º análisis que incluyó a toda la población del estudio, se descubrió que el uso del dispositivo de cierre resultó ser un importante factor predictivo de un menor riesgo de complicaciones (gráfico 2).

Gráfico 2- Factores Predictivos Multivariables de Complicaciones Vasculares

 

CP Ajustado (IC del 95%)

Valor P 

Caso Control (n = 148)
Tamaño de la Vaina
Edad
Dispositivo de Cierre

2,25 (0,97-5,19)
1,04 (1,01-1,07)
0,60 (0,26-1,37)

0,06
0,02
0,22

Toda la Población del Estudio (n = 9.108)
Dispositivo de Cierre
Género Masculino

0,52 (0,33-0,83)
0,66 (0,42-1,04)

< 0,01
0,07

Abreviaturas: CP: Cociente de probabilidades; IC: Intervalo de Confianza.

La Seguridad es Uno entre Varios Beneficios

“Cerca del 95% de las intervenciones coronarias voluntarias que tienen lugar en EE.UU. se realizan mediante abordaje femoral, con un uso frecuente de dispositivos de cierre vascular,” dijo el Dr. Weisz en un intercambio de e-mails con TCTMD. “Los resultados de este estudio confirman que en un centro de atención terciaria que realiza un gran número de intervenciones como el Centro Médico de la Universidad de Columbia, este abordaje no es inferior a la alternativa del abordaje radial. Además, el uso selectivo de los dispositivos de cierre vascular se asoció a un índice, más bajo aún, de complicaciones vasculares.”

El Dr. Robert J. Applegate de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest (Winston-Salem, Carolina del Norte) estuvo de acuerdo con esta postura. “Si la estrategia consiste en utilizar dispositivos de cierre en pacientes de bajo riesgo, entonces, ciertamente, este estudio revela ser muy eficaz,” afirmó en una entrevista telefónica concedida a TCTMD.

El Dr. Applegate añadió que también hay otros beneficios. “Los pacientes deambulan más rápidamente y alcanzan la hemostasia, también, con mayor rapidez,” dijo. “Son varios los estudios que han identificado que el bienestar del paciente es mayor con el dispositivo de cierre.”

Por otro lado, “el uso de los dispositivos de cierre vascular no es benigno,” advirtió el Dr. Weisz. Los dispositivos cuestan dinero y siempre debe pasarse por una curva de aprendizaje hasta poder utilizarlos de la mejor forma posible. Según el Dr. Weisz, “cada caso debería considerarse de forma individual. En la práctica yo opto por utilizar los dispositivos de cierre vascular sólo en aquellos casos en los que la punción arterial sea anterior y simple, siempre y cuando no haya tejido cicatrizal inguinal importante y después de que un angiograma de la arteria femoral verifique que el punto de abordaje es preciso a nivel anatómico (por encima de la bifurcación aunque no demasiado alto) y siempre y cuando no haya enfermedad de la arteria femoral.”

La última palabra sobre si en realidad los dispositivos de cierre consiguen reducir o no los índices de complicaciones es una cuestión que, todavía, no tiene una respuesta concluyente. “Es una fuente constante de debate limitada por el hecho de que no se haya llevado a cabo un ensayo clínico aleatorizado a gran escala que haya inscrito a pacientes que hayan recibido un dispositivo de cierre o que hayan sido sometidos a compresión manual,” concluyó el Dr. Applegate. “Me encantaría ver que la industria y todas las partes interesadas en este asunto se unen y elaboran un ensayo clínico aleatorizado a gran escala para que podamos responder, de una vez por todas, a esta cuestión.”

Detalles del Estudio

Las complicaciones vasculares se definieron como:

  • Hemorragia inguinal (hematoma, descenso del nivel de hemoglobina > 3 g/dl, transfusión, hemorragia retroperitoneal o perforación arterial)
  • Pseudoaneurisma
  • Formación de fístulas arteriovenosas
  • Obstrucción
  • Infección

Los dispositivos de cierre que se utilizaron en el estudio fueron el Angioseal (St. Jude Medical, St. Paul, Minnesota), el Perclose-Proglide y el Starclose (Abbott Vascular, Redwood City, California) y el Mynx (AccessClosure, Mountain View, California).

Nota: El Dr. Weisz y varios coautores del estudio son profesores universitarios miembros de la Fundación para la Investigación Cardiovascular, propietaria y administradora de TCTMD.

 


Fuente :
Smilowitz NR, Kirtane AJ, Guiry M, et al. Practices and complications of vascular closure devices and manual compression in patients undergoing elective transfemoral coronary procedures. Am J Cardiol. 2012;Epub ahead of print.

 

Declaraciones:

  • El Dr. Weisz no declaró conflicto de interés económico alguno.
  • El Dr. Applegate dijo haber recibido una beca para su investigación y ser asesor de Abbott Vascular, St. Jude Medical, y Terumo Medical.

 

Artículos Relacionados:

We Recommend

Comments